TEMPORADA BALLENA FRANCA 2019

7 mar 2019 0 comments

Pocas personas lo saben, pero Brasil es uno de los mejores y principales destinos para observar uno de los animales marinos más magníficos y espectaculares del mundo, las ballenas. Principalmente entre los meses de julio a noviembre, dos especies de ballenas, la Jubarte y la Franca, emigran de las aguas heladas de la Antártica hacia las aguas calientes de la costa brasileña para reproducción y, por eso, pueden ser vistas en diversos puntos por el país.

Una región conocida como la "Ruta de la Ballena" - que abarca las ciudades de Imbituba, Laguna y Garopaba, al sur de Santa Catarina - sólo puede ser un lugar repleto de esos increíbles animales, pero, a diferencia de los otros destinos de la lista, las ballenas que que habitan por allí son de la especie Franca. Incluso, la cantidad es tan grande que se ha creado un área de preservación ambiental (que va desde el sur de Florianópolis hasta la frontera con Rio Grande do Sul) justamente con el propósito de proteger y preservar el hábitat de las ballenas. Para ver el espectáculo de estas criaturas muy cerca, usted puede hacer el paseo en barco, pero es posible avistar fácilmente desde la playa.

 

De acuerdo con el IBF (INSTITUTO BALEIA FRANCA), el ápice de mayor concentración de ballenas francas en Santa Catarina es entre la segunda quincena de agosto y mediados de octubre. En esa época, la concentración es mayor en las calas.

En la lista de los animales amenazados de extinción, ya existe en el litoral de Santa Catarina el Área de Protección Ambiental (APA) de la Ballena Franca, con sede en Imbituba y abarcamiento que comprende ciudades entre Garopaba y Jaguaruna, en el sur. Según el proyecto, cada año el aumento poblacional llega al 12%. Ya se han catalogado unas 700 ballenas desde 1987.

Cerca de 100 ballenas llegan todos los años en el litoral catarinense. Muchas acasalan aquí y regresan después de 12 meses para procrear. El mamífero puede pesar hasta 60 toneladas y medir hasta 18 metros.

En el verano regresan a las Islas Georgia del Sur, en la Antárdida, para alimentarse.

EN BREVE PAQUETES DE HOSPEDAJE Y SALIDAS EMBARCADAS, PARA OBSERVACIÓN DE LAS BALLENAS FRANCAS.